No se pueden evaluar fortalezas y debilidades de un nuevo negocio

En general, los alumnos de mis cursos suelen presentar o hablar de las fortalezas y debilidades del nuevo negocio. Esto es, conceptualmente, incorrecto. Si se trata de un nuevo negocio, algo que todavía no existe, no es posible hablar de sus fortalezas y debilidades. Recordemos que ambos conceptos hacen referencia a cuestiones internas y dependen pura y exclusivamente de la organización a la que hacen referencia.

Las fortalezas se construyen con el tiempo. No intentemos definirlas con demasiada precisión, lo que es en el fondo una tarea bastante compleja. Es muy difícil que un negocio nazca con una fortaleza, a menos que ya exista algo de que hablar: alguien que tiene una patente o descubrió una nueva técnica para hacer algo, puede tomar esto como una fortaleza. Pero en general, los nuevos negocios que uno presenta no existen más que en el concepto.

Incluso cuando se presentan dentro del marco de una organización existente, estas fortalezas no hablan del nuevo negocio, sino de la organización. Son entonces puntos de potencial sinergia, no fortalezas, porque todavía hay que demostrar que podrán ser utilizados para potencial el nuevo negocio.

En lugar de hablar de fortalezas se debería hablar de potencialidades. Es decir, que se puede presentar que fortalezas se podrían desarrollar si todo se hace según el plan de negocios que se presenta. Es por este motivo que lejos de ser parte de los primeros capítulos del plan de negocios, debe estar al final, debería ser una conclusión. De esa forma, el inversor no sólo ve los números que se presentan, sino las fortalezas que se pueden construir.

Con las debilidades sucede algo todavía más peculiar y es que hablar de ellas cuando todavía no existen es declararse incompetente antes de haber hecho nada. ¿Acaso vamos a encarar un negocio para tener debilidades? ¿Acaso vamos a dedicarnos a construir debilidades? Se podría hablar de riesgos y sus consecuencias, pero esto tampoco es demasiado lógico, porque en realidad el diseño del negocio debe hacerse para evitar los riesgos, sobre todo si provienen del interior de nuestra organización.

Es por esto que el FODA, una herramienta difundida y muy utilizada, no debe figurar nunca en un plan de negocios con su forma tradicional. Existen otras herramientas más interesantes para poner de manifiesto las oportunidades y amenazas del entorno para nuevos negocios que son más eficaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s